Enfermeras BPSO® Albacete

Catéter de Larga duración: Reservorio subcutáneo Port-a-Cath®

Catéter de Larga duración: Reservorio subcutáneo Port-a-Cath®

Reservorio subcutáneo Port-a-Cath®

Es un portal o cámara metálico (normalmente de titanio) que contiene una membrana autosellante de silicona (comprimida a alta presión), y al que se le une un catéter radiopaco. Para insertar el reservorio es necesario realizar una pequeña incisión en los tejidos, en concreto la zona anterior derecha del tórax, realizado por radiología vascular intervencionista. El acceso venoso se realiza a través de las venas de la región cérvico-torácica (yugular, subclavia) llegando hasta vena cava superior. El extremo distal del catéter se tuneliza subcutáneamente hasta la zona donde se ha implantado el reservorio, creando así una especie de bolsillo subcutáneo.

El objetivo fundamental de este tipo de acceso es preservar el capital venoso del paciente, sobre todo cuando a éste se le va a someter a un tratamiento que puede deteriorar de forma irreversible el sistema vascular (quimioterapia, la nutrición parenteral y algunos antibióticos). Además ofrecen la posibilidad de realizar extracciones sanguíneas con seguridad, siendo mínimamente invasio (se necesita una aguja espacial para acceder a él). Esto a su vez proporciona gran confort a pacientes con mal acceso venoso, ya que no se necesita buscar y probar una y otra vez para localizar una vena.

Consejos Generales para el autocuidado de reservorio Port-a-Cath®:

  • Su médico le ha recomendado el uso de un Reservorio Venosos Subcutáneo Port-a-Cath® porque su tratamiento será largo y va a conllevar administración de quimioterapia, medicación, y serán frecuentes las extracciones de sangre.
  • Al estar puesto en una vena gruesa, los medicamentos no dañan sus venas. Además de ser un acceso venoso rápido y seguro.
  • Debido a que lleva este catéter, se le realizará un leve pinchazo cuando haya que hacerle una analítica o cuando vayan a ponerle su tratamiento. No se preocupe, casi no dolerá. Pida crema anestésica antes de pincharlo si no puede soportar el dolor.
  • Este catéter puede estar puesto de meses a años. Por eso es muy importante que lo cuide y manipule bien.
  • Cuando lleve su ropa habitual no le impedirá hacer una vida normal y nadie lo notará.
  • La enfermera le entregará una hoja de cuidados para su mantenimiento. Esto ayudará a que no se obstruya. Su enfermera correspondiente le realizará esos cuidados.
  • Durante los primeros días tras su implantación evite el ejercicio intenso.
  • Puede ser que al principio tenga la zona un poco hinchada y dolorosa, pero en pocos días desaparecerá la molestia. Su médico le recomendará analgésicos si los necesita.
  • Se puede duchar a las 48/72h de la inserción. Hágalo coincidir cuando le toque el cambio de apósito. No tenga miedo si se moja, así lo pondrá limpio tras la cura.
  • Cuando se le retiren las suturas de su catéter, no hace falta ponerle apósito y se podrá duchar o bañar sin problemas. También podrá hacer deporte como nadar o correr
  • Si el catéter está pinchado NO se bañe. Podría infectarse.
  • Evite deportes o actividades que tengan riesgo de movimientos bruscos y de contusiones en la zona.
  • Evite poner el cinturón de seguridad encima de la zona de su catéter.
  • Lleve siempre consigo la tarjeta de identificación de su Port-a-Cath®. A veces los sistemas de alarmas y arcos de seguridad se activan con él.

POSTOPERATORIO Y MANTENIMIENTO DEL RESERVORIO SUBCUTÁNEO O PORT-A-CATH®:

Cuando se vaya de alta tiene que ir al Centro de Salud a realizarse los siguientes cuidados.

Cuidados del postoperatorio inmediato:

  • Realizar cura estéril a las 24 horas de la inserción, retirando apósitos y restos de sangre.
  • Es aconsejable la movilización de la luz del catéter a las 24 horas de la inserción. Consiste en que hay que comprobar el retroceso de sangre para actuar sobre la posible fibrina adherida al catéter. Después lavar y heparinizar.
  • Posteriormente realizar cura seca cada 48 horas de los puntos de sutura del cuello y del bolsillo subcutáneo hasta que la herida esté cicatrizada.
  • Retirar los puntos a los 8-10 días.

Tanto si el Port-a-Cath® ha sido puesto de forma ambulatoria como si ha necesitado ingreso, antes de irse a casa su catéter ha sido heparinizado.

  • El sellado debe hacerse cada 6 semanas (mes y medio) por su enfermera, siempre y cuando no se utilice antes. Ello garantiza su permeabilidad para próximos usos. Si el reservorio fuera de doble cámara deberá hacer el procedimiento con cada una de ellas.

MATERIAL NECESARIO PARA EL SELLADO/HEPARINIZACIÓN:

  • Guantes y gasas estériles.
  • Antiséptico: Clorhexidina al 2%, Alcohol de 70° o Povidona iodada
  • Agujas específicas para reservorio (tipo Huber o Gripper®)
  • Jeringas de 10cc
  • Suero fisiológico (preferiblemente en envases monodosis)
  • Heparina sódica en viales de 20 UI/ML(FIBRILIN®)

PROCEDIMIENTO (realizado por la enfermera del Centro de Salud):

  • Lávese las manos. Póngase los guantes estériles (lo más importante es un buen lavado de manos).
  • Aplicar anestésico tópico (EMLA®) 60´antes de la punción (opcional).
  • Colocar al paciente en posición de semifowler/decúbito supino
  • Con gasas impregnadas en antiséptico limpie de dentro hacia fuera con movimientos circulares la piel que recubre el reservorio.
  • Purgar Gripper® conectando jeringa de 10 cc con suero fisiológico 0,9%. Clampar cada vez que se vaya a desconectar la jeringa del Gripper®. Si utiliza aguja simple Huber, conectar a la jeringa antes de pinchar.
  • Localizar por palpación el reservorio, delimitándolo perfectamente con los dedos índice y pulgar de la mano no dominante. Pinchar reservorio subcutáneo perpendicularmente en el centro del reservorio, atravesando la piel y la membrana hasta notar un tope metálico.
  • Comprobar permeabilidad (aspirar para ver si refluye y desechar unos 2-3 ml de sangre).
  • Limpiar el catéter con 10 cc de suero fisiológico con técnica pulsátil y finalizando con presión positiva.
  • Introducir 3 cc de heparina (60 UI). Se debe hacer con una jeringa de 10cc con técnica pulsátil y finalizando ejerciendo presión positiva.
  • Retirar aguja o Gripper®.
  • Desinfectar la zona con antiséptico. Cubrir con apósito que puede ser retirado en breve.

AVISAR AL MÉDICO O A LA ENFERMERA SI:

  • Tiene dolor, enrojecimiento o hinchazón en la zona del Port-a-Cath®
  • Su temperatura es mayor a 38º o tiene tiritona a la hora de manipularlo.
  • No lo puede irrigar o no refluye sangre.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *