Enfermeras BPSO® Albacete

Consejos

El dolor es una experiencia sensorial y emocionalmente desagradable que impide que la persona tenga una buena calidad de vida. Si no se trata puede producir trastornos como: depresión, ansiedad, cansancio, incapacidad para concentrarse, alteración del sueño y del apetito…

Su enfermedad no tiene porqué causar dolor, pero si tiene dolor, díganoslo. No tenga miedo de comunicarlo:

  • No molesta al personal sanitario, queremos saber si tiene dolor.
  • El dolor puede ser síntoma de que hay un problema.
  • No asuma que no necesita más medicación por creer que controla la situación.
  • No sabremos si le duele, a menos que lo diga.

¿Cómo comunicar la intensidad de dolor que tiene?

Explíquele a su médico o enfermera DÓNDE, CÓMO Y CÚANTO le duele.

Para cuantificar el dolor, valórelo del 0 al 10, siendo 0 ausencia de dolor y 10 máxima intensidad del dolor.

Pregúntenos las dudas que tenga sobre el tratamiento para su dolor.

Comuníquenos si está estreñido, tiene náuseas, vómitos y/o tiene somnolencia. Puede causarlo su tratamiento y hay que evitarlo.

El dolor SÍ se puede controlar y controlarlo forma parte de su tratamiento. 

Además de la medicación pautada por su médico usted puede utilizar técnicas no farmacológicas para mejorar el control del dolor.

Métodos y Técnicas NO Farmacológicas

NO sustituyen la medicación prescrita pero ayudan a aliviar el estrés y dolor, reducir náuseas, vómitos y ayudan a conciliar el sueño.

Pregúntenos antes de realizar alguna de estas técnicas para saber si es recomendable para usted.

  • Terapia de frío o calor: El calor puede aliviar el dolor muscular. El frío adormece el dolor por inflamación. Puede ser seco (bolsa de hielo o gel frío, bolsa de agua caliente, mantas eléctricas, bosas de semillas…) o húmedo (compresas frías o calientes, baño de agua…). NO aplicar frío o calor más de 15-20 minutos cada 2 horas, ni en zonas donde tenga enfermedad, mala circulación, trombos o tejido de cicatrización.
  • Medidas ambientales confortables: Temperatura de la habitación agradable, luz tenue, evitar ruidos y excesivas visitas.
  • Métodos de Relajación: Pueden ayudar a dormir mejor, tener energía, reducir ansiedad y estrés, reducir náuseas y vómitos y tener menos cefaleas (este punto lo desarrollaremos más en esta página Web).
  • Intervención Psicosocial y Psicoeducativa: la ayuda psicológica y el apoyo social puede ayudar a disminuir e incluso eliminar el dolor. Recuerde que tanto en el Hospital como en Asociaciones para afectados (ACEPAIN, AECC, AMAC) pueden ayudarle.
  • Actividad física: Realice ejercicio suave cada día, o moderado 3 veces por semana. Los recomendados son: caminar, bicicleta, nadar…No se recomienda en días que está muy bajo de energía como suele ser el día del tratamiento o días posteriores. Tampoco si tiene afectación en los huesos por la enfermedad.

Descárgate el siguiente pdf con información de qué te pueden ofrecer las Asociaciones*:

Asociaciones_contra_el_cancer

*Asociaciones con ánimo de lucro, consultar precios.